Es imposible no enamorarse a primera vista de Bañolas, la capital de la comarca del Pla de l’Estany, cerca de Girona. Su lago natural, que es el más grande de la península ibérica, ha sido desde siempre parte inequívoca de su identidad como ciudad medieval. Sin duda alguna, se trata de uno de los grandes atractivos para las personas que buscan un hotel en Bañolas o cerca de este municipio catalán.

Su centro histórico se remonta a la construcción del monasterio benedictino de Sant Esteve, que terminó por originar el casco antiguo en el siglo IX. Su enclave natural permitió a Bañolas ser subsede olímpica de remo en los Juegos Olímpicos de 1992 y sede del Campeonato Mundial de Remo en 2004. El lago se considera un lugar único en que geología, ecología, paisajes y cultura se fusionan de un modo casi mágico.

Este entorno natural privilegiado siempre ha contado con el interés de viajeros nacionales e internacionales para pasar días inolvidables en familia, en pareja o con los amigos. Dar una vuelta completa por el lago (unos 7 km de ruta circular) no es más de una hora y media que seguro que te hará disfrutar completamente del turismo natural.

En este recorrido te encontrarás con diversas pesqueras de mediados del siglo XIX y principios del XX que eran utilizadas por la burguesía para bañarse, pescar y guardar las barcas.

Las personas que decidan visitarlo en verano deben saber que bañarse en el lago está prohibido, salvo en tres sitios autorizados para ello. E incluso uno de ellos es público y gratuito, la Caseta de Fusta. Su alto valor paisajístico y ecológico también concede a los visitantes la oportunidad de deleitarse con vistas espectaculares.

Los amantes de la historia también pueden tener su propia dosis durante su visita en Bañolas: el Parque Neolítico de la Draga les permitirá descubrir cómo era la vida hace más de siete mil años en este poblado que se sitúa junto al lago.

Un hotel en Bañolas… O mejor cerca de Bañolas

Bañolas es un lugar ideal para pasar un magnífico día. No obstante, los viajeros coinciden en recomendar un alojamiento cerca, más que en la propia zona. Los motivos son los siguientes: estar en un lugar también próximo a otros lugares de interés, gozar de servicios más singulares, tener acceso a instalaciones con más confort…

Casa Anamaria, hotel & villas, por ejemplo, se encuentra a menos de 20 minutos en coche de Bañolas y pertenece exactamente a un pequeño pueblo que recibe que el nombre de Ollers. Se ubica en una pequeña aldea rural, por lo que es un lugar donde la tranquilidad, la naturaleza y el relax están asegurados. Además, también cuenta con otros pueblos de interior, rutas, playas o lugares turísticos a una distancia muy próxima.

Y no solo se quedan aquí sus ventajas. Casa Anamaria cuenta con un restaurante de alta cocina, pista de tenis, spa, habitaciones espectaculares, etc. que no tienen competencia en la zona.

Si quieres pasar un día especial en Bañolas, pero alojarte en un lugar que te deje sin aliento… ¡No lo pienses más! Reserva en Casa Anamaria y vive una escapada espectacular.