Entre las comarcas más importantes de Catalunya, destaca el Empordà, situada en la provincia de Girona. Su costa forma parte de la zona conocida popularmente como la Costa Brava, que se extiende por el litoral norte de la geografía catalana. No es de extrañar que sea uno de los destinos más visitados en todo el país o que un hotel de lujo del Empordà se haya convertido en un plan inmejorable.

La gastronomía, el mar, los pueblos o determinados lugares turísticos forman parte de las señas de identidad de este territorio. Como en cualquier viaje, el alojamiento en esta región puede jugar tanto a favor como en contra de la propia experiencia. Por eso mismo, es conveniente elegir uno acorde a nuestras expectativas y que proporcione todo tipo de facilidades para disfrutar tanto de la destinación como de los servicios.

Casa Anamaria es un hotel referencia del Empordà. Se ubica concretamente en Ollers, un pequeño pueblo que pertenece a Vilademuls y que no llega ni a los 100 habitantes. Como se puede imaginar, la intimidad, la naturaleza, los paisajes y la tranquilidad son elementos que caracterizan al lugar.

Se trata de un complejo hotelero con historia: una de las villas que integran el hotel fue residencia en su día de Pedro IV El Ceremonioso, Rey de Aragón y Cataluña. En la actualidad, es una masía totalmente restaurada que cuenta con diferentes tipos de habitaciones, amplio abanico de servicios e instalaciones que cubren todo tipo de necesidades y expectativas: spa, piscina, pista de tenis, espacios comunes, etc

A continuación, te detallamos los motivos por lo que debes lanzarte a vivir esta experiencia en el Ampurdán.

¿Qué tiene de especial un hotel de lujo del Empordà?

  1. Naturaleza. Casa Anamaria está envuelta de naturaleza, bosques y campos. Alejada de cualquier vecindad. El paisajista Martirià Figueras diseñó las dos hectáreas de jardines que rodean el hotel. Los paisajes son espectaculares.

  1. Gastronomía. La cocina del Empordà tiene rasgos únicos. El restaurante de Casa Anamaria hace gala de ellos. Con una propuesta gastronómica que combina la tradición de la cocina catalana con técnicas innovadoras, conquista los paladares más exigentes.

  1. Lujo. No todo lo que se vende como lujo verdaderamente lo es. Es cierto que este concepto se emplea erróneamente de forma recurrente dando lugar a un significado nimio. En Casa Anamaria, sí que existe una intención en hacer que el visitante no esté como en casa, sino mejor, con todo tipo de detalles que no tiene diariamente.

  1. Wellness. El spa de Casa Anamaria te permite comprobar el poder del agua y de las diferentes actividades wellness que propone. No existe mejor remedio para el estrés o para romper con la rutina que dedicar tiempo a uno mismo. Es el único camino para seguir respondiendo con éxito a las obligaciones.

  1. Turismo. La ubicación de Casa Anamaria permite realizar cualquier plan. Está a una distancia próxima de gran variedad de atractivos turísticos. Desde conocer las ciudades de Barcelona o Girona hasta los pueblos con encanto de la zona. Desde actividades de ocio hasta actividades deportivas. Desde visitas culturales hasta degustaciones en bodegas. Todo es posible.

¿Quieres conocer el Empordà? Reserva tu habitación en menos de 5 minutos. Un viaje muy especial te está esperando.