Muchas personas son capaces de recitar de memoria los pueblos más conocidos de la Costa Brava. Sin embargo, existe un grupo reducido de pueblos con encanto del Empordà que son sin duda uno de los secretos mejores guardados del litoral norte de Cataluña.

Una de las ventajas de alojarse en Casa Anamaria, hotel & villas, es tener a una distancia próxima una gran mayoría de estos pequeños pueblos tan interesantes de visitar. De este modo, puedes disfrutar de una estancia en un lugar único e idílico, perfectamente complementada por excursiones singulares.

Esta vez, te presentamos los pueblos menos conocidos, pero más bonitos, del corazón de la Costa Brava.

Pueblos con encanto del Empordà

  1. Peratallada

Las callejuelas adoquinadas, los arcos espléndidos y los rincones repletos de flores son el escenario perfecto para pasear por Peratallada. La paz y la tranquilidad que se respira es casi única.

  1. Palau-Sator

Sus murallas y su castillo son símbolos inequívocos de su pasado medieval. La Torre de las Horas es su edificio más emblemático. ¿No lo has visto nunca?

  1. Cruïlles

Cruïlles se encuentra al lado del río Daró. La iglesia de Santa Eulàlia, la ermita de la Mare de Déu de l’Esperança y el monasterio de Sant Miquel de Cruïlles son algunos de sus lugares de interés.

  1. Vullpellac

Vulpellac está situado a las afueras de la Bisbal. Es encantador. Se construyó alrededor de un castillo gótico-renacentista. El casco antiguo del pueblo está bien conservado. ¿Te apetece un paseo?

  1. Madremanya

En realidad, Madremanya pertenece a la comarca del Gironès, y no a la del Empordà. No obstante, sus características y su entorno nos obligan a incluir este precioso pueblo en la lista de imprescindibles de la zona.

  1. Monells

El encanto de su plaza central llegó a la gran pantalla hace unos años, pues ahí se filmaron algunas escenas de la película “Ocho apellidos Catalanes”. Es un pueblo medieval auténtico.

  1. Púbol i la Pera

Un pueblo de visita obligada para los amantes de la obra de Salvador Dalí. El castillo que le regaló a Gala se puede visitar a diario. Fue su residencia durante mucho tiempo; ahora es un mausoleo dedicado a la mujer y musa de Dalí.

¿Qué pueblo te despierta más curiosidad? ¡Casa Anamaria te espera para que descubras el interior de la Costa Brava desde su corazón!